El pájaro de vuelo bajo

Cuando vuela bajo porque las alas no dan para alto se aleja de los demás pájaros y un día algún pájaro lo arrastra así nomás a lo más alto y él los reconoce a los de vuelo alto y hasta extraña lo que nunca conoció y no debió conocer porque un pájaro es un punto …

Anuncios

La historia de mis oídos (poema)

A veces tomo la forma de una bola de cristal Que refleja el pasado Como si me agitaran La nieve empieza a caer. Lo bueno es que puedo lanzar la bola de cristal Tan lejos como se me antoje He creído ser oyente Uno más de la manada. Pero no lo era. Nunca olvido. Que …

El hombre sin tacto

Algunos dicen que no se puede cambiar, que hay cosas que nunca van a pasar, pero las cosas que auguran que nunca van a pasar pasan seguido y los que decían eso no saben ya qué decir. No es imposible. Uno se puede ir y puede volver esto es posible En el mundo. Hoy. Siempre …

Las patriarcales

En esta tragedia no me encuadro Vuela la imaginación cuando tenemos que salvarnos De un fantasma que no pide venganza Nadie es culpable hasta que muerte llegue Y después todo se pierde Estampitas de casamiento Dije Y las copas que nunca se encuentran Llenas se piensan Dice Tal vez Aquí, Las identidades caen y se …

Dicha

Tierra hostil y aparente Cielo abarcante Nubes blandas cumbias Exiliadas pausadas Hermanas, sí Mejor adentro Que salir a buscar illa oscura Ladrillo rojo Colectivo imparable Hasta el lugar donde perdí Semilla y nada Lo aprendido Intenciones buenas Furia Tuya Furia mía Inesperable fiera en mi único Pobre y pequeño paraíso Es mi culpa creer que …

Los tendederos, reseña de Javier Burdalo.

  Cuenta Javier Burdalo, sobre mi libro de cuentos Los tendederos. Es la segunda parte de su lectura y reseña sobre Los tendederos. Pueden bajar y leer mi libro de cuentos Los tendederos en libro electrónico de manera gratuita (PC, Kindle, teléfono -smartphone) desde aquí): Los tendederos, Adrián Gastón Fares (descargar) Una amable lectura y …

El Joven pálido.

El joven pálido se erizó de sueños y por las calles vagó sorbiendo cemento soleado. El que desayunó aires por ahora no le preocupaba. Mejor era bañarse en las islas personales, que se separaban por el cemento en esa mañana corriente. Mujer era bañarse en las islas personales. Adónde vamos, ¿quién soy? ¿por qué? Eran …

El joven pálido. Terraza.

Un sueño: hoy soñé con marcianos y una amiga en el verano un gordo vivía en el altillo y se veía el mar a lo lejos en la casa también estaba la que quería y descubría que la amiga era mía y era ella también. ¿Qué son esas formas que en los sueños nos vienen …

Malos tratos

Hoy te entiendo, polvoroso músico En tu guitarra había cielo Y en tus dedos nubes En tu cabeza no había demonios En los de tu pueblo muchos No fue hasta que un relámpago Hizo caer la gota de tus acordes Que tu diablura cantó  lejos Lo que vos escribías era Lo que no podías creer …

El joven pálido. Canción.

Los temerarios: Delator, informal, invocado de día ¡sueño! bebido de noche ¿o ya en la madrugada? entre los pinos de la casa costera para qué venís a recordarme lo mucho que te quiero encima, me limpiás los ojos y me soplás la cara con tus dedos finos -mi amor, arrumándolo- por favor olvidarlo al despertar …

El joven pálido. El silencio y los árboles.

Las hojas caen en contra del viento que las hace caer. Las personas vemos.. y somos tres cosas: somos uno que sueña con los que sueñan, somos otros que piensa y vive en una casa dónde el sol nunca se pone y somos otro que solamente percibe sabores, caricias, golpes, miradas fuertes o vagas somos …

Soñé con el amor

Soñé con el amor, y era lo mismo que antes. Ví caer iglesias Crecía el fuego en la parroquia Esa emoción parásita de los sueños Que parece querer devolvernos a la trampa Pero soy el resultado de miles de años de responder a este sueño No abriré las puertas Cerraré los postigos Cortaré el agua …

El joven pálido. Junto al río Telodigoyo.

Bueno, es Sábado. Vamos con algo más de El joven pálido, mientras sigo rumiando el tercer capítulo de Lo poco que queda de nosotros. Se está poniendo bueno eso, eh. Junto al río Telodigoyo encontró el Joven Pálido a la calavera roja y blanca, en el centro de cuatro rocas caída vaya a saber cuándo, …

El joven pálido. El que desayunó alturas.

En un páramo de pétalos rosados se erigió el joven pálido y miró el horizonte contó las tumbas y les juró que volvería con la mínima flor y su Diana. Las pútridas manos surgieron y con el pulgar hacia arriba aceptaron el reto Ni Fulci ni Romero ni hablar de Shyamalan imaginaron este saludar Después …

Algunas pruebas de que el amor existió en la Tierra hace miles de años

Seré pedestre como la oliva Tosco como un pollo Infernal como las polillas Y diré que existe un amor De simulacro ese cosquilleo Que uno siente en el alma Emoticon sonrojado Amor errado Lejos de lo insolente La necesidad no se lleva bien Con el pensamiento Soledad está de turno en El hospital de los …

El techo y el universo

Escribo desde la pieza de mi hermana Hoy vine a visitar a mis padres Mi pieza hace años que esta llena de cajas A veces regaño a mi madre por no conservar mi pieza No soy un santo Es verdad que me fui bastante joven Persiguiendo la señal de internet Que aquí no llegaba En …

El poema sin motivo.

Caer linearmente hacia el centro Como un meteorito. Nada de orbitarte. Querida estrella. Rompamos los sistemas. Planetarios. Despidamos al universo. Sería una ola de despidos. En la playa del tiempo libre. Basta de resistencia Que vuelva el temblor (danos la fuerza para mirarnos con fijeza) Inventemos una mañana sin tarde Una noche sin amanecer Un …

El joven pálido. Erizense de sueños.

El joven pálido se erizó de sueños y por las calles vagó sorbiendo cemento soleado. El que desayunó aires por ahora no le preocupaba mejor era bañarse en las islas personales que se separaban por el cemento en esa mañana corriente. Mujer era bañarse en las islas personales. Adónde vamos, ¿quién soy? ¿por qué? Eran …

Seranes épicos sin son

Caminar sobre las aguas Leer muchas páginas Reverberación sin falta. Medianoche y naranjas Sentir la espada que traspasa Mi Esqueleto Hasta los volcanes de hogares lejanos Y ahí expuesto Frente a esas familias que guardan silencio en las cenas porque se han comido a Papa Noel ahumado con verduras Y no solo eso tienen encerrado …

Brújula de guiones y escritos míos

Un sumario de lo que he escrito hasta el momento. No nombro los que me parecen que fueron ejercicios. Novelas Intransparente El nombre del pueblo (tal vez un ejercicio) Cuentos ver Indice de este sitio Relatos Kong Poemario El joven pálido y otros poemas Guiones Mundo tributo Gualicho / Walichu Mr. Time Las órdenes El …

Gigantes

¿Dónde está el gigante que cruzaba en mi camino? El que está más cerca del cielo y despeina las nubes. El hombre montaña que vivía en un conventillo cruzando mi calle. El callejero que paseaba con su hermano gemelo. El que al salir de la Lugones daba ritmo a mis ilusiones. Cuando una persona encuentra …

El monstruo

Dejar este mundo porque ya nada vale la pena.   Extrañar los atardeceres promisorios, las comidas imperiales, el sol fuerte, las copas de los árboles, pero más que nada el trabajo como un fin y no como un medio.   El crepitar de las hojas bajo cuatro pies.   La comprensión, las miradas ardientes, las …

El joven pálido 13 – Cooonde cuenta

Un sueño: hoy soñé con marcianos y una amiga en el verano un gordo vivía en el altillo y se veía el mar a lo lejos en la casa también estaba la que quería y descubría que la amiga era mía y era ella también qué son esas formas que en los sueños nos vienen …

El joven pálido 9.

Ahora que por uso y costumbre la oscuridad ganó terreno, algunos días siente el soplo del paraíso. La bondad que le gustaría repartir incluso a los enemigos, que no son tales; les desea el bien a todos por igual. En la calle donde pasa por vivo, trata de recordar su misión: que alguna vez dejó …

El joven pálido. 6

We are lost in the marvellous prison and theres is no reason.. El joven pálido pensaba en el poco inglés que sabía, el de las canciones... Así que se inventó una. La arboleda y el camino de tierra se hacían más reales, gracias al peso de la mochila. Peso suficiente, inesperado (nunca había pensado que …

El joven pálido. 5

Las hojas caen en contra del viento que las hace caer. Las personas vemos esto. Con las lombrices aéreas a veces descubría que no había mucho más de lo que buscaba Ni había mucho menos. Algunos días tenés lo justo -lo justo es lo perfecto, es una caricia mental- Y entonces -chau paranoia, mucho gusto-, …

El joven pálido 4

Las calles pasaban como locas su propia historia ya no le interesaba como para perder el tiempo en construirla elige tu propia aventura, se dijo "Miren todos" enfrento las esquinas respeto los semáforos caminante entrenado Al rato encuentra ¡el camino de baldosas amarillas! "¡seguilo, seguilo!" harina, yemas de huevos y mostaza EN las puertas de …

El joven pálido 3

el joven pálido se erizó de sueños y por las calles vagó sorbiendo cemento soleado el que desayunó aires por ahora no le preocupaba mejor era bañarse en las islas personales que se separaban por el cemento en esa mañana corriente mujer era bañarse en las islas personales adónde vamos quién soy por qué eran …

El joven pálido 2

en un páramo de pétalos rosados se erigió el joven pálido y miró el horizonte contó las tumbas y les juró que volvería con la mínima flor y su Diana las pútridas manos surgieron y con el pulgar hacia arriba aceptaron el reto ni michael jackson ni fulci ni romero ni hablar de shyamalan imaginaron …

El joven pálido 1

El joven pálido. I. Qué mejor idea que salir a dar vueltas por el mundo de las lombrices aéreas las que simulan amistad simular es un asco fundacional pateo los huesos de mi gata y afianzado a mi polvo será bastón paseo mi mirada por este patio de tierra plantado de sexos profanados de enamorados …