Credos

Somos todos grandes Monstruos terribles. Monstruos Planetas descolocados Tratando de ponerle sentido Al viento El viento lo tiene Causa y efecto Nuestros cuerpos también Pero nuestras mentes No son humanas Creemos ser humanos Pero es un cuento viejo ese Más vale reconocer Que si uno se atreve a serlo La soledad será eterna Y eso …

Anuncios

Los tendederos, reseña de Javier Burdalo.

  Cuenta Javier Burdalo, sobre mi libro de cuentos Los tendederos. Es la segunda parte de su lectura y reseña sobre Los tendederos. Pueden bajar y leer mi libro de cuentos Los tendederos en libro electrónico de manera gratuita (PC, Kindle, teléfono -smartphone) desde aquí): Los tendederos, Adrián Gastón Fares (descargar) Una amable lectura y …

La ciencia del mañana

Tirar una piedra al río Los círculos Tienen una causa y un efecto Me gustan las palabras Causa y efecto Cómo también Naranja y limón Los antiguos, los chinos, Entendieron mal, Creyeron que las vivencias se repiten en otra vida Pero está esta nada mas Nadie vio otra En esta se repiten Los malos momentos …

El libro sumergido

De nuestra especie es unir ciertas estrellas con la vista en la mente Y llamarlas centaurides Pero no podemos espolearlas para que nos galopen el universo Sin embargo Los ojos rastreros de las Lavozas no podían Mirar tan lejos Y descubrieron esas blancas pupilas En el agua calma del río Así llegaron a la luna …

El descubrimiento de la noche

Esas alas de huesos con que descubrí el vuelo de la noche El encanto que se haga de día Solo y reunido con ellas y ellos Escribiendolos Pensándolos Escribiendo sobre polillas Y ellas acuden Negras Moteadas Cómo ese remolino de hojas y basura en un vértice del edificio de la estación Constitución Cuando el viento …

El sueño de los conejos

Este japonés había construido Como se esperaba Un jardín japonés (otro más) Enfrente de su casa Y cuentan que un amanecer lo encontraron Durmiendo abrazado Al tronco de uno de sus árboles Que estaba muriendo No había ni una flor En el fondo de su casa Ni nada de lo que había en Los parques …

La hermandad de las estrellas fugaces

Si denuncias No vas a trabajar más Vas a ser usada Política Mente Si lo contas El mar no se va a abrir en dos La prostituta no te va a salvar Las maderas de la cruz se pudrirán solas No podrás menstruarla Nadie recogerá tu sangre El futuro que no fue El pasado que …

El poema sin motivo.

Caer linearmente hacia el centro Como un meteorito. Nada de orbitarte. Querida estrella. Rompamos los sistemas. Planetarios. Despidamos al universo. Sería una ola de despidos. En la playa del tiempo libre. Basta de resistencia Que vuelva el temblor (danos la fuerza para mirarnos con fijeza) Inventemos una mañana sin tarde Una noche sin amanecer Un …

La historia de mis oídos.

A veces tomo la forma de una bola de cristal que refleja el pasado. Como si me agitaran la nieve empieza a caer. Lo bueno es que puedo lanzar la bola de cristal tan lejos como se me antoje. He creído ser oyente Uno más de la manada Pero no lo era. No del todo. …

El dragón

Aprieto la boca como una chica; nos mirábamos de lejos cuando teníamos veinte años Pero esa tensión no es mía Sudo como mi tutor Pero ese no es mi olor Lloro como una que conocí Que terminó riendo Pero nunca pude reír Así Ni Ahí Me quejo casi como mi tía Aunque mi dialecto es …

Polvo de estrellas, polvo de falanges. El joven pálido.

Hálito vital, qué maravilla. De una bikini se lanza en picada Y sube con el viento. Se clava en el oído el sagaz Cupido De espaldas al mar Charlando De una mirada se desprende Y tu estomago se convierte En una pecera vacía, Un acuario, Al que le remueven las piedras Y los adornos Esa …

El vengador

En la noche en un banco de zapatero reposa mi mejilla   En la pantalla del teléfono leo una novela   Y una cara me sorprende Escupe orbes rojizas que vuelan   Los espíritus de los árboles me visitan en las noches de lectura agradecidos son.   Porque le dije adiós, al papel y a …

El silencio

  Estoy en el pasado por una noche, por unos minutos, por unos segundos. Retrocediendo a velocidad, pisando el acelerador a fondo. Luego volveré al presente, como si ya no fuera yo, y es que ya no lo soy, soy el que una vez quise ser. Paso a paso. Quitando las máscaras. Máscara a máscara. …

Aunque nadie se da cuenta. El joven pálido.

La arboleda y el camino de tierra se hacían más reales, gracias al peso de la mochila. Peso suficiente, inesperado (nunca había pensado que iba a terminar llevando eso por los senderos rústicos de su país), en la cabeza y en la espalda. Vayamos de frente lo que el joven pálido iba a hacer, era …

Palabras

Hoy escribí un cuento que quedó en mi cuaderno. Decidí reescribir este poema que tiene unos años y que no es un poema, por qué lo sería si nunca escribí más que el poemario del Joven Pálido, que más que un poema es prosa desarreglada e inconclusa.  Pero me gustó escribir lo que sigue abajo. Un …

Las palabras

    Estas son las palabras que nunca te enseñaron las que nunca se ponen ni jamás se dicen.   En una ciudad antigua las gritaban.   En Lanús una viejita las repetía, murmurando, mientras encendía la hornalla para tejer un cuento.   Estas son las palabras con las que levantan el peso pesado los …