El joven pálido. Terraza.

Un sueño: hoy soñé con marcianos y una amiga en el verano un gordo vivía en el altillo y se veía el mar a lo lejos en la casa también estaba la que quería y descubría que la amiga era mía y era ella también. ¿Qué son esas formas que en los sueños nos vienen …

Anuncios

El joven pálido. Canción.

Los temerarios: Delator, informal, invocado de día ¡sueño! bebido de noche ¿o ya en la madrugada? entre los pinos de la casa costera para qué venís a recordarme lo mucho que te quiero encima, me limpiás los ojos y me soplás la cara con tus dedos finos -mi amor, arrumándolo- por favor olvidarlo al despertar …

El joven pálido. El silencio y los árboles.

Las hojas caen en contra del viento que las hace caer. Las personas vemos.. y somos tres cosas: somos uno que sueña con los que sueñan, somos otros que piensa y vive en una casa dónde el sol nunca se pone y somos otro que solamente percibe sabores, caricias, golpes, miradas fuertes o vagas somos …

El joven pálido. El que desayunó alturas.

En un páramo de pétalos rosados se erigió el joven pálido y miró el horizonte contó las tumbas y les juró que volvería con la mínima flor y su Diana. Las pútridas manos surgieron y con el pulgar hacia arriba aceptaron el reto Ni Fulci ni Romero ni hablar de Shyamalan imaginaron este saludar Después …

Polvo de estrellas, polvo de falanges. El joven pálido.

Hálito vital, qué maravilla. De una bikini se lanza en picada Y sube con el viento. Se clava en el oído el sagaz Cupido De espaldas al mar Charlando De una mirada se desprende Y tu estomago se convierte En una pecera vacía, Un acuario, Al que le remueven las piedras Y los adornos Esa …

El joven pálido. Erizense de sueños.

El joven pálido se erizó de sueños y por las calles vagó sorbiendo cemento soleado. El que desayunó aires por ahora no le preocupaba mejor era bañarse en las islas personales que se separaban por el cemento en esa mañana corriente. Mujer era bañarse en las islas personales. Adónde vamos, ¿quién soy? ¿por qué? Eran …

Venimos a buscarte. El joven pálido 19

El joven pálido dibujo del autor, Adrián Gastón Fares

Ordenada comida en el pasto, cariño y paciencia ese te curo las heridas sangría transformación de la alfombra de faquires de su hogar y su abolengo en razonable felicidad y el despeñadero ahí nomás, esperándolo libros y sueños mentiras sobre otras mentiras ¿para qué lo buscaron? el camino angosto el tren con la madre y …

El encierro maravilloso. Joven pálido.

  We are lost in the marvellous prison and theres is no reason.. El joven pálido pensaba en el poco inglés que sabía, el de las canciones... Así que se inventó una. La arboleda y el camino de tierra se hacían más reales, gracias al peso de la mochila. Peso suficiente, inesperado (nunca había pensado …

The young pale: El baile del zombi

Ahora que por uso y costumbre la oscuridad ganó terreno, algunos días siente el soplo del paraíso. La bondad que le gustaría repartir incluso a los enemigos, que no son tales; les desea el bien a todos por igual. En la calle donde pasa por vivo, trata de recordar su misión: que alguna vez dejó …

El joven pálido 18

Junto al río Telodigoyo encontró el Joven Pálido a la calavera roja y blanca, en el centro de cuatro rocas caída vaya a saber cuándo, la calavera, y se adentró en el agua hasta las rodillas para observarla de adelante, entre los reflejos del sol en el más allá iridiscente. Qué cosa tan extraña, se …

El joven pálido 17

El amancebador. Déjame, corazón de las horas perdidas. Lánzate al viento, capataz de las luciérnagas, y aléjate del río de las sensaciones, donde duermen los maestros. Cede la bronca a las esclavas abejas, abandona las grillas horarias, aliviate de la busca de hidras en las zanjas, acaricia las crines de tu caballo aunque no tengas …

El joven pálido 16

Corregirán que nadie avanza por los caminos, pero estos errores son claves: sin ellos nada existe o existe la nada. Entonces diremos que El joven pálido recontra avanza por el camino, como todos: AVANZA, no camina. Avanza como en el juego de la oca, más vale que te corras o te emboca, porque descubrió que …

El joven pálido 15

Y el Joven Pálido persigue al Canoso por las calles No es tu padre le dijo a Diana, pero ella no lo entiende. En su mundo salvaje los hombres se afilan las uñas Adiós a las mujeres que salvan hombres en los atardeceres oscuros que se reflejan en teteras La pava vaporosa A la gente …

El joven pálido 13 – Cooonde cuenta

Un sueño: hoy soñé con marcianos y una amiga en el verano un gordo vivía en el altillo y se veía el mar a lo lejos en la casa también estaba la que quería y descubría que la amiga era mía y era ella también qué son esas formas que en los sueños nos vienen …

El joven pálido 12

Hálito vital, qué maravilla. De una bikini se lanza en picada Y sube con el viento. Se clava en el oído el sagaz Cupido De espaldas al mar Charlando De una mirada se desprende Y tu estomago se convierte En una pecera casi vacía Como si estuvieran succionando De ese precipicio Donde tantos cayeron Y …

El joven pálido 11

Una chica que iba por la vereda del Palacio Alvear, se acercó al lombriciento Joven Pálido para mirarlo de cerca. Este personaje le repitió su cháchara. Cháchara del Joven Pálido: Me dicen el Joven Pálido, y vengo desde lejos buscando El Camino Real (es un camino que existía en mi mente, o ni eso; pero …

El joven pálido 10

¡Que la piel se vuele! ¡Se desarme en pedacitos! Las uñas. Pueden ayudar, pero las uñas son piel endurecida, y nada, solamente el tiempo y otra mano completan el trabajo. El joven pálido piensa, sendereándose, emboca un pensamiento pasado, cuando llevaba la cabecita enroscada que había sido su hijo en la mochila y enseñaba máximas …

El joven pálido 9.

Ahora que por uso y costumbre la oscuridad ganó terreno, algunos días siente el soplo del paraíso. La bondad que le gustaría repartir incluso a los enemigos, que no son tales; les desea el bien a todos por igual. En la calle donde pasa por vivo, trata de recordar su misión: que alguna vez dejó …

El joven pálido 8.

Un cantero rodeado de piedras, el sol, ¡qué bien! Le gustan pero sabe lo que se esconde atrás de lo apacible Desahuciado, olvidó lo que una vez encontraba. Mira que te mira. Es un momento nada más, las nubes se siguen moviendo metáfora más difícil de lo que parece en tiempos de inestabilidad. Dejar el …

El joven pálido 7.

Chau flashback pedorro. El que no lo entendió, se embroma. Jóvenes poetas Jóvenes amantes Dejen de escribir en los telos historias de medio pelo Ayúdenme a olvidar que alguna vez te dejé en manos ajenas. Fantasmas de la noche costera Amigos del pasado urbano Dadas en adopción: mascotas de futuros condominios, que remuevo en el …

El joven pálido. 6

We are lost in the marvellous prison and theres is no reason.. El joven pálido pensaba en el poco inglés que sabía, el de las canciones... Así que se inventó una. La arboleda y el camino de tierra se hacían más reales, gracias al peso de la mochila. Peso suficiente, inesperado (nunca había pensado que …

El joven pálido. 5

Las hojas caen en contra del viento que las hace caer. Las personas vemos esto. Con las lombrices aéreas a veces descubría que no había mucho más de lo que buscaba Ni había mucho menos. Algunos días tenés lo justo -lo justo es lo perfecto, es una caricia mental- Y entonces -chau paranoia, mucho gusto-, …

El joven pálido. Intervalo

INTERVALO. Los temerarios Delator, informal, invocado de día ¡sueño! bebido de noche ¿o ya en la madrugada? entre los pinos de la casa costera para qué venís a recordarme lo mucho que te quiero encima, me limpiás los ojos y me soplás la cara con tus dedos finos -mi amor, arrumándolo- por favor olvidarlo al …

El joven pálido 4

Las calles pasaban como locas su propia historia ya no le interesaba como para perder el tiempo en construirla elige tu propia aventura, se dijo "Miren todos" enfrento las esquinas respeto los semáforos caminante entrenado Al rato encuentra ¡el camino de baldosas amarillas! "¡seguilo, seguilo!" harina, yemas de huevos y mostaza EN las puertas de …

El joven pálido 3

el joven pálido se erizó de sueños y por las calles vagó sorbiendo cemento soleado el que desayunó aires por ahora no le preocupaba mejor era bañarse en las islas personales que se separaban por el cemento en esa mañana corriente mujer era bañarse en las islas personales adónde vamos quién soy por qué eran …