Malos tratos

Hoy te entiendo, polvoroso músico En tu guitarra había cielo Y en tus dedos nubes En tu cabeza no había demonios En los de tu pueblo muchos No fue hasta que un relámpago Hizo caer la gota de tus acordes Que tu diablura cantó  lejos Lo que vos escribías era Lo que no podías creer …

Anuncios

El joven pálido. El silencio y los árboles.

Las hojas caen en contra del viento que las hace caer. Las personas vemos.. y somos tres cosas: somos uno que sueña con los que sueñan, somos otros que piensa y vive en una casa dónde el sol nunca se pone y somos otro que solamente percibe sabores, caricias, golpes, miradas fuertes o vagas somos …

El libro sumergido

De nuestra especie es unir ciertas estrellas con la vista en la mente Y llamarlas centaurides Pero no podemos espolearlas para que nos galopen el universo Sin embargo Los ojos rastreros de las Lavozas no podían Mirar tan lejos Y descubrieron esas blancas pupilas En el agua calma del río Así llegaron a la luna …

Soñé con el amor

Soñé con el amor, y era lo mismo que antes. Ví caer iglesias Crecía el fuego en la parroquia Esa emoción parásita de los sueños Que parece querer devolvernos a la trampa Pero soy el resultado de miles de años de responder a este sueño No abriré las puertas Cerraré los postigos Cortaré el agua …

El descubrimiento de la noche

Esas alas de huesos con que descubrí el vuelo de la noche El encanto que se haga de día Solo y reunido con ellas y ellos Escribiendolos Pensándolos Escribiendo sobre polillas Y ellas acuden Negras Moteadas Cómo ese remolino de hojas y basura en un vértice del edificio de la estación Constitución Cuando el viento …

El joven pálido. Junto al río Telodigoyo.

Bueno, es Sábado. Vamos con algo más de El joven pálido, mientras sigo rumiando el tercer capítulo de Lo poco que queda de nosotros. Se está poniendo bueno eso, eh. Junto al río Telodigoyo encontró el Joven Pálido a la calavera roja y blanca, en el centro de cuatro rocas caída vaya a saber cuándo, …

El joven pálido. El que desayunó alturas.

En un páramo de pétalos rosados se erigió el joven pálido y miró el horizonte contó las tumbas y les juró que volvería con la mínima flor y su Diana. Las pútridas manos surgieron y con el pulgar hacia arriba aceptaron el reto Ni Fulci ni Romero ni hablar de Shyamalan imaginaron este saludar Después …

La hermandad de las estrellas fugaces

Si denuncias No vas a trabajar más Vas a ser usada Política Mente Si lo contas El mar no se va a abrir en dos La prostituta no te va a salvar Las maderas de la cruz se pudrirán solas No podrás menstruarla Nadie recogerá tu sangre El futuro que no fue El pasado que …

La vida sin Mi

Cosas que nos pasan a l@s sord@s tinnutosos cuando nos sacamos los superpotentes audífonos. Me levanté de la cama para ir al baño y encontré el lavabo repleto de agua. Caía en el piso de cerámica y había llegado a la madera. Desastre, si no se me ocurría ir al baño se inundaba el edificio. …

Algunas pruebas de que el amor existió en la Tierra hace miles de años

Seré pedestre como la oliva Tosco como un pollo Infernal como las polillas Y diré que existe un amor De simulacro ese cosquilleo Que uno siente en el alma Emoticon sonrojado Amor errado Lejos de lo insolente La necesidad no se lleva bien Con el pensamiento Soledad está de turno en El hospital de los …

Entrevista por el premio Blood Window a Gualicho.

Uno de los bocetos de Sebastián Cabrol para Gualicho

Es la entrevista, completa, que me hicieron para la revista La Cosa como autor, guionista y director por el premio Blood Window a Gualicho. Obvio que contesté largo y tendido por e-mail y lo que quedó publicado fue muchísimo menos. No estaba claro el espacio que tenía. Ya que la escribí; la publico aquí entera. …

El techo y el universo

Escribo desde la pieza de mi hermana Hoy vine a visitar a mis padres Mi pieza hace años que esta llena de cajas A veces regaño a mi madre por no conservar mi pieza No soy un santo Es verdad que me fui bastante joven Persiguiendo la señal de internet Que aquí no llegaba En …

El poema sin motivo.

Caer linearmente hacia el centro Como un meteorito. Nada de orbitarte. Querida estrella. Rompamos los sistemas. Planetarios. Despidamos al universo. Sería una ola de despidos. En la playa del tiempo libre. Basta de resistencia Que vuelva el temblor (danos la fuerza para mirarnos con fijeza) Inventemos una mañana sin tarde Una noche sin amanecer Un …

La historia de mis oídos.

  A veces tomo la forma de una bola de cristal que refleja el pasado. Como si me agitaran la nieve empieza a caer.   Lo bueno es que puedo lanzar la bola de cristal tan lejos como se me antoje.   He creído ser oyente Uno más de la manada Pero no lo era. …

El dragón

Aprieto la boca como una chica; nos mirábamos de lejos cuando teníamos veinte años Pero esa tensión no es mía Sudo como mi tutor Pero ese no es mi olor Lloro como una que conocí Que terminó riendo Pero nunca pude reír Así Ni Ahí Me quejo casi como mi tía Aunque mi dialecto es …

Polvo de estrellas, polvo de falanges. El joven pálido.

Hálito vital, qué maravilla. De una bikini se lanza en picada Y sube con el viento. Se clava en el oído el sagaz Cupido De espaldas al mar Charlando De una mirada se desprende Y tu estomago se convierte En una pecera vacía, Un acuario, Al que le remueven las piedras Y los adornos Esa …

Donde el silencio no reina

Por que yo no olvido A los que quiero Por más mal que me hicieron Porque recuerdo a la Lavoza La del afluente canto y torrente Señor Tiempo, presente. Distraigo a las amapolas De los gigantes melódicos Donde el silencio no reina. Ancianas del tiempo Perdido Las llevo conmigo En el el altar de los …