Seranes épicos sin son

Caminar sobre las aguas Leer muchas páginas Reverberación sin falta. Medianoche y naranjas Sentir la espada que traspasa Mi Esqueleto Hasta los volcanes de hogares lejanos Y ahí expuesto Frente a esas familias que guardan silencio en las cenas porque se han comido a Papa Noel ahumado con verduras Y no solo eso tienen encerrado …

Puntos negros

El panóptico se elevaba en las afueras de un barrio de Buenos Aires. Por mucho tiempo había tenido fama de ser un lugar oscuro. Cuando digo oscuro me refiero a que los que se aventuraban en sus pasillos reportaban orbes plateadas, que en las celdas observaban sombras de figuras humanas cada dos por tres, que …

El vengador

En la noche en un banco de zapatero reposa mi mejilla   En la pantalla del teléfono leo una novela   Y una cara me sorprende Escupe orbes rojizas que vuelan   Los espíritus de los árboles me visitan en las noches de lectura agradecidos son.   Porque le dije adiós, al papel y a …

Brújula de guiones y escritos míos

Un sumario de lo que he escrito hasta el momento. No nombro los que me parecen que fueron ejercicios. Novelas Intransparente El nombre del pueblo (tal vez un ejercicio) Cuentos ver Indice de este sitio Relatos Kong Poemario El joven pálido y otros poemas Guiones Mundo tributo Gualicho / Walichu Mr. Time Las órdenes El …

El Buscavidas. Cuento.

Fui hasta la casa de Alfonso, tenía una tarea bastante simple que realizar. Arrojé el pedazo de carne envenenada y Matilde, la ovejera alemana que era su guía porque Alfonso es ciego, lo engulló. Me quede mirando cómo la perra tenía convulsiones, se retorcía para terminar tiesa en el pasto cubierto de rocío de la …

Kong y los minicaballos

  Adrián, otra vez desde Futurlandia. Los equinos pacen en el verde como si fuera una pradera interminable. Está bueno verlos resoplar separados en bandos por el rayo de sol tenue que entra por mi ventana. Parece que se viene una, según Taka. Ahora algunos se echan al galope. Otros se quedan rondando una yegua. …

Intento de desaparición

  Un día estaba jugando con su amiga Vanesa, antes que al padre de Guadalupe, la chica que le contaba historias de terror al grupo en las noches de verano en las que se juntaban en la puerta del kiosco, se le venciera el contrato de alquiler, y la familia de Vanesa se mudara a …

La máquina de hacer llover universos

Hace unos años empecé con esta trama. Iba a ser un relato largo de ciencia ficción y aventuras, con varios protagonistas que eran enviados a un mundo paralelo, donde el protagonista iba viviendo situaciones que tenían que ver con la historia del mundo, como si hubiera algo programado que hiciera que cualquiera en determinado camino …

A la caza

Es de noche. Una casa grande se eleva tras un jardín. Las habitaciones están sumidas en la oscuridad. Salvo dos: una repleta de personas divididas en pequeños grupos, y otra que tiene un suave resplandor que titila. El living está en penumbras, sólo el árbol de Navidad brilla intermitente en el lado de la habitación …

Los encantados

Monjas Fotografía del autor Adrián Gastón Fares

Le serví el té a la señora con una tarta de manzana espolvoreada con canela. —Nena, estás preciosa hoy ¿Te das cuenta el color de piel que tenés? Fijáte. Sacó un espejo. Mi piel estaba bastante bien, algunos puntos negros nada más. —Necesita anteojos—le contesté. La señora, con una expresión algo más amarga, siguió sonriendo. …

Las cartas negras

Fotografía del autor A. G. F. "Contrapicado"

Sudar no es lindo pero la adrenalina es inspiradora ¡¿A qué no?! Algunos cuentan cinco, otros seis. Los más atrevidos dicen que diez. Los paranoicos buscan coincidencias numéricas y tiran doce como el número de la casa donde escribo esto o el día que ella nació. Ya se sabe que fanáticos nunca faltan. Y menos …

Venimos a buscarte. El joven pálido 19

El joven pálido dibujo del autor, Adrián Gastón Fares

Ordenada comida en el pasto, cariño y paciencia ese te curo las heridas sangría transformación de la alfombra de faquires de su hogar y su abolengo en razonable felicidad y el despeñadero ahí nomás, esperándolo libros y sueños mentiras sobre otras mentiras ¿para qué lo buscaron? el camino angosto el tren con la madre y …

Kong 23. Una propuesta para Von Kong

PH: A. G. F. Estimado Kong, No te puedo creer lo del gorila y el tipo de cara larga. Y Taka con ellos, encima. Tus aventuras no tienen punto en común con las mías. Aunque mis aventuras creativas son gestas con principio, desarrollo y desenlace no tiene sentido que te las cuente si vos andás …

Te espero en el techo

Lo que sigue abajo de esto más largo es la reescritura de un cuento muy pero muy corto. Uno de los primeros que escribí. Hace mucho tiempo. Por el momento que estoy pasando, con muchos proyectos, pero también incertidumbre, creo que este cuentito que le sigue, renombrado, Te espero en el techo, viene bien. Estoy …

Los Endos. Cuento.

A través de la ventana la nieve cae afuera de Los Galgos, decorado en su interior a tono con la cercanía de la Navidad. Manuel posa su mirada en la mujer que tiene enfrente, de belleza andrógina, alta, flaca, ancha espalda, con unos pechos apenas insinuados y apenas caídos debajo del vestido gris sin corpiño …

Los tendederos. Cuento.

Vamos con Los tendederos. Para este Viernes 13.  Ahora que estoy retocando el guión de Gualicho para el rodaje que se avecina (Shooting Script podríamos llamar a lo que estoy haciendo, aunque ya tenía hecho el guión técnico antes del literario; así es como nacen mis películas) recuerdo la atmósfera de este cuento con resonancias …

El encierro maravilloso. Joven pálido.

  We are lost in the marvellous prison and theres is no reason.. El joven pálido pensaba en el poco inglés que sabía, el de las canciones... Así que se inventó una. La arboleda y el camino de tierra se hacían más reales, gracias al peso de la mochila. Peso suficiente, inesperado (nunca había pensado …

La casa de Orlando. Cuento

Fotografía tomada por el autor

Al jubilarse, el solitario albañil Orlando levantó una casa en poco tiempo. Los techos altos, las ventanas anchas, el recibidor chico, la cocina luminosa, el dormitorio cálido, el baño grande. Cuando la terminó llevó una silla de mimbre al recibidor, donde se quedó mirando complacido la calle vacía. Esa misma tarde compró un enano de …

The young pale: El baile del zombi

Ahora que por uso y costumbre la oscuridad ganó terreno, algunos días siente el soplo del paraíso. La bondad que le gustaría repartir incluso a los enemigos, que no son tales; les desea el bien a todos por igual. En la calle donde pasa por vivo, trata de recordar su misión: que alguna vez dejó …

El reloj. Cuento.

La ambulancia estaba estacionada en diagonal. Las puertas traseras, abiertas de par en par, me impedían ver del otro lado. Bajé a la calle. Un enfermero estaba anotando algo en una libreta, tal vez nombre y demás datos personales del paciente que me miraba con los ojos entrecerrados, rizos blancos y barba, las manos superpuestas …

Retiro espiritual. Cuento.

Bueno, me di cuenta que ya son 2000 y algo los seguidores de este blog. No sé que quiere decir, pero no parece algo malo, supongo. Por otro lado, dejo este pequeño relato con una aclaración al final. Ya vendrán los cuentos nuevos y algunas otras cosas que guardo en los anotadores y que no …

Todo termina que es un sueño. Cuento.

  Juan estaba sentado en los parlantes y había terminado el trago cuando vio a la chica parada en la mitad de la pista. Tenía puesto un vestido blanco con rombos negros. Creyó haberla visto antes. Él la miró fijo y ella le devolvió la mirada. Había perdido a sus amigos. El boliche tenía varias …

Padrastro. Cuento

Ph: Paul Camponigro. Apple/Universe. Este cuento se llama Padrastro. La fotografía que lo acompaña, de Paul Camponigro, fue una inspiración para un pasaje del guion de la fantástica Mr. Time. Irineo contaba diecinueve años, cinco días, seis horas y veintidós segundos en el momento de su secuestro. Este el número 2084 de los posteos que …

Muertos que gritan

En general, vivo en el hueco de la escalera. Cuando todos se van, cuando las cerraduras crujen, separo las revistas viejas, y las cajas grandes llenas de juguetes míos, y como una rata, salgo y recorro la casa. Pero no soy una rata, las ratas se quedan ahí, en mi caja de zapatos agujereada compartiendo …

Palabras

Hoy escribí un cuento que quedó en mi cuaderno. Decidí reescribir este poema que tiene unos años y que no es un poema, por qué lo sería si nunca escribí más que el poemario del Joven Pálido, que más que un poema es prosa desarreglada e inconclusa.  Pero me gustó escribir lo que sigue abajo. Un …