Corredores

poemas

Soy el fantasma de un niño que deambula en un castillo
A veces lo asusto en los pasillos
Y el cararota
En vez de,
aterrado,
gritar…
Me traspasa
Para seguir adelante en su camino
Y, con el tiempo, convertirse,
en el fantasma de otro niño valiente,
ad infinitum.

Por Adrián Gastón Fares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s