Cine argentino estatal y corrupción.

Todavía estoy aquí tratando de filmar Gualicho. ¿Por qué no se pudo aún después de tantas penurias por un... premio? Recapitulemos primero. A nuestro universo entra una productora presentante desde el momento que me dijeron siempre en INCAA (se llama mala informacion eso) que no podíamos presentarnos al concurso por no tener puntaje por Mundo …

Anuncios

Los exultados

Limpiaba con Alicia por las mañanas y después, cuanto ella se iba al curso de literatura rusa, yo atendía a los clientes. En París, como en Buenos Aires, los abogados eran muy buscados. Allá la gente se daba cuenta de mi sensibilidad. Ayudaba que fuera un escritor en ciernes, que hubiera publicado una novela, los …

Lo poco que queda de nosotros. V.

Mientras caminaban por la Avenida de Mayo y dejaban atrás al grupo de turistas pútridos, los dos sobrevivientes sintieron hambre. El hombre de bata le tiró unas Pringles a la niña calva. Ella se fijó en la etiqueta, de queso, decía, las abrió y comenzó a masticarlas. Se detuve frente a una heladería, sabiendo que …

El libro sumergido

De nuestra especie es unir ciertas estrellas con la vista en la mente Y llamarlas centaurides Pero no podemos espolearlas para que nos galopen el universo Sin embargo Los ojos rastreros de las Lavozas no podían Mirar tan lejos Y descubrieron esas blancas pupilas En el agua calma del río Así llegaron a la luna …

Soñé con el amor

Soñé con el amor, y era lo mismo que antes. Ví caer iglesias Crecía el fuego en la parroquia Esa emoción parásita de los sueños Que parece querer devolvernos a la trampa Pero soy el resultado de miles de años de responder a este sueño No abriré las puertas Cerraré los postigos Cortaré el agua …

Lo poco que queda de nosotros. IV. Novela.

La niña calva se dio vuelta en seco en la esquina de Cerrito y Avenida De Mayo. De repente, ciertas tardes de su pasado flotaban delante suyo. Memorias visuales tan claras como las escaras que volaban su alrededor. Su padre afirmando que en el realidad no tenía nada en el cerebro. Su madre dándole la …

El descubrimiento de la noche

Esas alas de huesos con que descubrí el vuelo de la noche El encanto que se haga de día Solo y reunido con ellas y ellos Escribiendolos Pensándolos Escribiendo sobre polillas Y ellas acuden Negras Moteadas Cómo ese remolino de hojas y basura en un vértice del edificio de la estación Constitución Cuando el viento …

Marcado. Relato.

La claridad entra cuando la mano corre la cortina en ese primer piso de Lanús. Ramas de olivo y brillo del sol. Ninguna figura espectral en el jardín, ningún plato volador en el cielo. Los marcianos prometidos en la Conozca más brillarán por su ausencia con el sol de otoño. El chico suelta la cortina …

Alimenta tu zombi con cerebros. III. Cine y Series.

En este capítulo de Alimenta tu zombi con cerebros recomendaremos algunos libros de cine, pero daremos una vuelta en calesita alrededor de un tema que divide las aguas de las bañeras de nuestros departamentos, donde ya los zombies no nos bañamos y mantenemos algunos cuerpos flotando: ¿qué diferencia hay entre el cine y las series? …

Lo poco que queda de nosotros, III. Novela.

Dentro del colectivo la luz atravesaba unos repasadores colgados en las ventanillas. El hedor era fuerte. Pero no era olor a podrido. Era el aroma artificial de vaporizadores de esencias. Una mezcla de aromas frutales difíciles de definir con un puntapié de vainilla que lo enviaba directo a las fosas nasales. Había uno en cada …

Noticias sobre mis proyectos de cine. Muy buenas y malas.

Pronto se viene otro cortometraje de Bombay Films (nuestro primer corto fue Motorhome) Esto quiere decir que luego de 9 años volvimos a juntarnos ex compañeros de Diseño de Imagen y Sonido para realizar otro cortometraje independiente en un fin de semana. Aquí pueden ver el Before and After de un fotograma del nuevo film, …

El joven pálido. Junto al río Telodigoyo.

Bueno, es Sábado. Vamos con algo más de El joven pálido, mientras sigo rumiando el tercer capítulo de Lo poco que queda de nosotros. Se está poniendo bueno eso, eh. Junto al río Telodigoyo encontró el Joven Pálido a la calavera roja y blanca, en el centro de cuatro rocas caída vaya a saber cuándo, …

El joven pálido. El que desayunó alturas.

En un páramo de pétalos rosados se erigió el joven pálido y miró el horizonte contó las tumbas y les juró que volvería con la mínima flor y su Diana. Las pútridas manos surgieron y con el pulgar hacia arriba aceptaron el reto Ni Fulci ni Romero ni hablar de Shyamalan imaginaron este saludar Después …

Lo poco que queda de nosotros. II. Novela.

La niña calva y el hombre de bata caminaron por Cerrito. El hombre de bata había elegido el camino más largo hacia el Barolo a propósito; luego deberían doblar en Avenida de Mayo. Quería inspeccionar la zona. Había estado casi dos años en coma en el Sanatorio. Las piernas le pesaban. Los brazos le dolían. …

Cuento para un guerrero muerto en otro.

La doncella vive en la torre. Cada tanto recibe a sus amigas y amigos. Sólo a algunos de estos últimos deja peinar su larga cabellera. El príncipe cabalga hacia la torre. A través de la ventana, ve cómo uno de los amigos de la doncella, un musculoso joven, comienza por peinar sus cabellos y termina …