Polvo de estrellas, polvo de falanges. El joven pálido.

Hálito vital, qué maravilla. De una bikini se lanza en picada Y sube con el viento. Se clava en el oído el sagaz Cupido De espaldas al mar Charlando De una mirada se desprende Y tu estomago se convierte En una pecera vacía, Un acuario, Al que le remueven las piedras Y los adornos Esa …

El vendedor de tiempo

Hasta sacar turno fue difícil. Tuve que armarme de paciencia para aguantar hasta ese día y de tesón para sentarme en una silla frente a su mesa en el bar. Había que traspasar a un grupo de sindicalistas que estaban buscando al manosanta para que les augurara el resultado de las elecciones del año próximo. …

No

Soy las paredes pintadas por alguien que ya no existe agujereadas, revocadas y vueltas a pintar Soy los cables eléctricos Sólo funciono cuando me encienden Y las lámparas se prenden Sin razón Ni causa evidente Soy los regalos de navidad de los porteros del edificio y espero sin saber si alguna vez me van a …

Kong 14. Taiko.

Querido Von Kong. Aquí retumban los tambores. Hay marchas todos los días. En el resto del mundo la gente se inmola por venganza y matan a inocentes. Matan a otros que nada saben de la historia en nombre de la suya. ¿Qué será del futuro? Yo también te sentía distante y te pido disculpas por …

El hombre sin cara. Cuento.

Un hombre sin rasgos faciales nació en el barrio de Once de Buenos Aires. Los médicos que lo extrajeron del cuerpo de su madre le advirtieron a ella que no tenía rasgos faciales, pero aclararon que gracias a Dios tenía todos los sentidos intactos. El niño había llorado y todo, luego de un minuto, ya …