La próxima. Cuento.

Las sombras de un atardecer opaco, ceniza, se cierran frente a él mientras encara otra vez la fortaleza donde termina el camino amarillento. Está el vendedor de mates, al que se acerca para preguntarle dónde está y porqué. Cuidador de cuidadores, domador de sueños, ingrávido y eterno morocho bordado de arrugas. El viejo le cuenta …

Los dominantes: Lady.

Cuando la ciudad se despertó con la niebla alta y el horizonte bajo, cuando la luna se tiñó de naranja por una semana, y otros rayos que no eran del sol alcanzaron la tierra, ellos surgieron. En ese verano yo tenía siete años y estaba jugando en la calle con mis amigos. La gente gritó …

Deslizate en el fuego. Cuento.

Parecía un decorado. El receptáculo blanco, con forma de molusco, que contenía a su antepasado, con trazos grises en los contornos, podía ser un dibujo en la pared. Pero no, era macizo y real. Dentro de ese hangar, en ese edificio magnánimo, descansaba un ser que había sido necesario para que él lo estuviera observando …

El joven pálido. Erizense de sueños.

El joven pálido se erizó de sueños y por las calles vagó sorbiendo cemento soleado. El que desayunó aires por ahora no le preocupaba mejor era bañarse en las islas personales que se separaban por el cemento en esa mañana corriente. Mujer era bañarse en las islas personales. Adónde vamos, ¿quién soy? ¿por qué? Eran …

Los edificios. Cuento.

Años encerrado en una habitación de paredes ocres. A mediodía, un rayo de sol entraba por un agujero hasta asentarse en una esquina. Desde el principio, habían llegado personas, toleró a algunas, quiso a otras, venían a entregarle un mensaje, a instruirlo para las pruebas: eran las pruebas, hablaban con él, se hacían tolerar o …

Kong. El comienzo.

Estimado Adrián: Vuelvo a escribirte desde el año 2084. A ver si esta vez te hacés cargo y me respondés. Tené en cuenta que mandarte un mensaje me sale un cuarto de mi sueldo más o menos, entre el tiempo que tardo en concentrarme y la energía. Pero bueno, mal no está que te cuente …

El sabañón (Capítulo X)

En el castillo de madera Nos perdemos en cadena: Avanzamos de la mano Por un camino trillado Y ante las terribles bellezas Que destrenzan sus cabellos Destrenzamos nuestras manos; “Si te he visto no me acuerdo”, Nos saludamos... El sabañón   El coreógrafo y director de cine Busby Berkeley liberó a la coreografía cinematográfica del …

Donde el silencio no reina

Por que yo no olvido A los que quiero Por más mal que me hicieron Porque recuerdo a la Lavoza La del afluente canto y torrente Señor Tiempo, presente. Distraigo a las amapolas De los gigantes melódicos Donde el silencio no reina. Ancianas del tiempo Perdido Las llevo conmigo En el el altar de los …

Intransparente. Novela. Extracto.

  Ya en Buenos Aires, había buscado información sobre el Claviceps purpurea (con razón pasaba tanto tiempo encerrado, cuando no era el pasado de su padre se ponía a revolver asuntos más raros, le dije) el supuesto eslabón perdido de los misterios eleusinos, y se encontró con Albert Hoffmann y el LSD, pero después mientras …