La despedida

Dejar este mundo porque ya nada vale la pena Extrañar los atardeceres promisorios, las comidas imperiales, el sol fuerte, las copas de los árboles, pero más que nada el trabajo como un fin y no como un medio El crepitar de las hojas bajo cuatro pies. La comprensión, las miradas ardientes, las lenguas entrelazadas que …