Agua en movimiento

Cuando la sombra gigante llega, Lucía despega el dedo índice del vidrio y retrocede. Gira la cabeza para ofrecerle a él, cruzado de brazos, una sonrisa temerosa. Una empleada la agarra de la mano y se la lleva a recorrer el parque. Ahora Guillermo está  sólo con Juana, la sombra. Piensa que en unas horas …