El hombre sin cara

Un hombre sin rasgos faciales nació en el barrio de Once de Buenos Aires. Los médicos que lo extrajeron del cuerpo de su madre le advirtieron a ella que no tenía rasgos faciales, pero aclararon que gracias a Dios tenía todos los sentidos intactos. El niño había llorado y todo, luego de un minuto, ya …

Anuncios

Mundo extraño: La invocación (estreno cortometraje)

Nos toca estrenar el nuevo cortometraje de Bombay Films. Con este grupo de ex compañeros y egresados de Imagen y Sonido ya hemos filmado Motorhome, que he dirigido. El colectivo de trabajo se llama Bombay Films Argentina. El nuevo cortometraje fue dirigido por Matías Donda. Hice cámara que es otra de las cosas que me …

El Joven pálido.

El joven pálido se erizó de sueños y por las calles vagó sorbiendo cemento soleado. El que desayunó aires por ahora no le preocupaba. Mejor era bañarse en las islas personales, que se separaban por el cemento en esa mañana corriente. Mujer era bañarse en las islas personales. Adónde vamos, ¿quién soy? ¿por qué? Eran …

Mundo tributo (Remastered)

Ya que estamos con tantos documentales musicales y que tantas veces nos pidieron ver Mundo tributo online. Aquí la tienen, resubida y con subtítulos en inglés. Es una copia de exhibición. Mundo tributo viajó mucho más que yo. Fue vista en numerosos festivales y canales de varios países, incluido el mío. Si tienen ganas de …

El joven pálido. Terraza.

Un sueño: hoy soñé con marcianos y una amiga en el verano un gordo vivía en el altillo y se veía el mar a lo lejos en la casa también estaba la que quería y descubría que la amiga era mía y era ella también. ¿Qué son esas formas que en los sueños nos vienen …

Lo poco que queda de nosotros. VII.

La niña calva se adelantó con el arma que le había quitado al hombre de bata y le apuntó directamente a su padre. Su boca temblaba pero su mano estaba firme. El hombre gordo se interpuso entre la niña calva y su padre. Tenía las palmas de las manos extendidas en una señal de contención. …

La ciencia del mañana

Tirar una piedra al río Los círculos Tienen una causa y un efecto Me gustan las palabras Causa y efecto Cómo también Naranja y limón Los antiguos, los chinos, Entendieron mal, Creyeron que las vivencias se repiten en otra vida Pero está esta nada mas Nadie vio otra En esta se repiten Los malos momentos …

Diario de la intransparencia

Hoy fui al INCAA (Instituto de Cine Argentino, el que debe fomentar el cine aquí) a preguntar si había novedades en el expediente de Gualicho. Subí las escalares porque no andaban los ascensores así que algunos empleados estaban fatigados. Me cuentan que estuvo Pamela Livia Delgado (productora presentante de Gualicho, que todavía tiene el dinero …

Gualicho no se puede filmar aún porque el Instituto de Cine no quiere ejecutar el dinero del premio.

Si tienen un momento, les pido que firmen está petición para que entre tanta burocracia, política e injusticia cuanto antes el INCAA enmiende la negligencia que cometió con Gualicho y yo pueda estar trabajando en ella nuevamente cuanto antes. Es necesario para mi inclusión y mi futuro. Aquí van las palabras de Leo y más …

Mi historia

Mis audífonos nuevos

Nací en una clínica del barrio porteño de Once. Al otro día, mis progenitores me llevaron a Lanús, Villa Caraza, donde viví hasta los veinticuatro años. Nací mal. Debí nacer el 20 de octubre de 1977, pero por un retraso sin solucionar en el embarazo, salí al mundo con parto asistido por forceps el 28 …

Salir del cine, entrar a la vida

Hace quince años pensé en ser crítico de cine por un rato. Quería escribir en realidad. Me anoté en un curso en APTRA donde los alumnos éramos dos: otro chico y yo. Antes de entrar buscaba CDs de jazz en la Musimundo del centro comercial Spinetto. Lo del Curso fue raro, no me hacía falta …

Intransparente, Los tendederos y El nombre del pueblo en formato eBook, para libro electrónico.

Pueden adquirir y leer mis dos novelas en Amazon para leer en Kindle y otros dispositivos para leer libros electrónicos. Intransparente Sinopsis Una veinteañera pasa en limpio sus conversaciones en el mensajero con un hombre maduro, Elortis, el hijo del psicólogo Baldomero Ortiz. El hombre destapa la crisis que atraviesa, alimentada por la ruptura con …

Malos tratos

Hoy te entiendo, polvoroso músico En tu guitarra había cielo Y en tus dedos nubes En tu cabeza no había demonios En los de tu pueblo muchos No fue hasta que un relámpago Hizo caer la gota de tus acordes Que tu diablura cantó  lejos Lo que vos escribías era Lo que no podías creer …

El joven pálido. Canción.

Los temerarios: Delator, informal, invocado de día ¡sueño! bebido de noche ¿o ya en la madrugada? entre los pinos de la casa costera para qué venís a recordarme lo mucho que te quiero encima, me limpiás los ojos y me soplás la cara con tus dedos finos -mi amor, arrumándolo- por favor olvidarlo al despertar …

Los tendederos. Recopilación de cuentos de terror y ciencia ficción (2019)

Aquí debajo copio el link para lxs que quieran adquirir Los tendederos para Kindle o libro electrónico. Es mi recopilación de cuentos de terror y ciencia ficción. Pueden opinar a gusto sobre lo que quieran. Título original: Los tendederos. Cuentos. Número de páginas (según Amazon) 338. Contiene los siguientes relatos, en este orden: Las hermanas …

Los tendederos. Libro de cuentos.

Los tendederos recolección de relatos de Adrián Gastón Fares

Estuve trabajando en una selección de mis relatos para formar un libro. Son 47 relatos si no conté mal (unas 250 páginas parecen ser). Dejé fuera algunos que eran crónicas, los que me pareció que no pegaban y los de Glande. No fue fácil. Encontrarán más que nada los relatos de terror y algunos de …

Lo poco que queda de nosotros. VI.

Cruzaron Santiago del Estero y dieron con la puerta de Avenida de Mayo del edificio que quería encontrar la niña calva. El Barolo, que había sabido ser el edificio más alto de la ciudad, hasta que construyeron el Kavanagh, con toda su testarudez y su magnanimidad de edificio simbólico de Buenos Aires, se elevaba impertérrito, …

El joven pálido. El silencio y los árboles.

Las hojas caen en contra del viento que las hace caer. Las personas vemos.. y somos tres cosas: somos uno que sueña con los que sueñan, somos otros que piensa y vive en una casa dónde el sol nunca se pone y somos otro que solamente percibe sabores, caricias, golpes, miradas fuertes o vagas somos …

Cine argentino estatal y corrupción.

Todavía estoy aquí tratando de filmar Gualicho. ¿Por qué no se pudo aún después de tantas penurias por un... premio? Recapitulemos primero. A nuestro universo entra una productora presentante desde el momento que me dijeron siempre en INCAA (se llama mala informacion eso) que no podíamos presentarnos al concurso por no tener puntaje por Mundo …

Los exultados

Limpiaba con Alicia por las mañanas y después, cuanto ella se iba al curso de literatura rusa, yo atendía a los clientes. En París, como en Buenos Aires, los abogados eran muy buscados. Allá la gente se daba cuenta de mi sensibilidad. Ayudaba que fuera un escritor en ciernes, que hubiera publicado una novela, los …

Lo poco que queda de nosotros. V.

Mientras caminaban por la Avenida de Mayo y dejaban atrás al grupo de turistas pútridos, los dos sobrevivientes sintieron hambre. El hombre de bata le tiró unas Pringles a la niña calva. Ella se fijó en la etiqueta, de queso, decía, las abrió y comenzó a masticarlas. Se detuve frente a una heladería, sabiendo que …

El libro sumergido

De nuestra especie es unir ciertas estrellas con la vista en la mente Y llamarlas centaurides Pero no podemos espolearlas para que nos galopen el universo Sin embargo Los ojos rastreros de las Lavozas no podían Mirar tan lejos Y descubrieron esas blancas pupilas En el agua calma del río Así llegaron a la luna …

Soñé con el amor

Soñé con el amor, y era lo mismo que antes. Ví caer iglesias Crecía el fuego en la parroquia Esa emoción parásita de los sueños Que parece querer devolvernos a la trampa Pero soy el resultado de miles de años de responder a este sueño No abriré las puertas Cerraré los postigos Cortaré el agua …

Lo poco que queda de nosotros. IV. Novela.

La niña calva se dio vuelta en seco en la esquina de Cerrito y Avenida De Mayo. De repente, ciertas tardes de su pasado flotaban delante suyo. Memorias visuales tan claras como las escaras que volaban su alrededor. Su padre afirmando que en el realidad no tenía nada en el cerebro. Su madre dándole la …